A Miguel y Estrella ya los conocéis porque hace poquito subí las fotos de su reportaje preboda.

Esta pareja quería una boda íntima, emotiva, tranquila y poco protocolaria, y no se equivocaron. Disfrutaron de su día tranquilos, sin agobios y sin las típicas prisas. En pocas ocasiones he podido asistir a una boda tan emotiva… muchos abrazos, sonrisas y alguna que otra lágrima.

Después de la ceremonia tuvo lugar la comida en el mismo hotel donde se casaron, donde también pudieron disfrutar de momentos inolvidables y muchos juegos entre los más peques.

Muchas gracias Estrella y Miguel por escogerme como vuestro fotógrafo de boda y hacerme partícipe de vuestro gran día que espero que perdure en vuestro recuerdo eternamente.