Irme a Cartagena a realizar una sesión de familia en exteriores con David, Raquel, Jorge y Paula fue todo un placer. Y es que ya sabéis, que disfruto mucho haciendo sesiones de familia. Cada día son más los padres que se animan a realizar este tipo de reportaje y es que es maravilloso poder tener este recuerdo para siempre.

Correr, saltar, jugar, esto es lo que hacen los niños y esto es lo que quiero captar. Estuvimos paseando por el auditorio de Cartagena, el puerto y las murallas.

Mis sesiones de familia son diferentes, siempre alejados de los típicos estudios de fotografía, para que los niños puedan ser ellos mismos y poder captar así imágenes donde se muestran tal y como son.

Jorge es un niño de casi tres añitos y se mostró alegre y juguetón. Y la pequeña Paula con tan sólo 7 meses desprende simpatía y ternura. Fue todo un placer trabajar con vosotros.

Aquí os dejo un pequeño resumen de una tarde en familia.