Sergio y María son, a parte de una pareja muy divertida, unos buenos amigos. María es amiga y compañera de mi mujer y se conocen ya hace algunos años. Siguen mi trabajo desde mis comienzos y no dudaron en pedirme que inmortalizara su boda. Como siempre, empezamos por el reportaje preboda y esta vez nos dirijimos a una pinada cerca de Santa Pola (Alicante) donde disfrutamos de una sesión muy divertida con sorpresas incluidas ;), ellos sabían que tramábamos algo pero no sabían el que y los teníamos desconcertados, aunque creo que finalmente las sorpresitas fueron de su agrado, así que se dejaron llevar y fueron cogiendo confianza poco a poco delante de la cámara. La única pena fue que ese día no tuvieramos un bonito atardecer, es más, no hubo atardecer, había una nube gigante que no nos permitió disfrutar de ese momento tan especial, así que ni cortos ni perezosos escogimos otra tarde, y esta vez si que fue un atardecer de ensueño.

Las próximas fotos de Sergio y María ya serán las del día su boda que se celebrará en Sigüenza, un pueblecito de Guadalajara con mucho encanto.

Espero que os gusten 😀

Fotografía de los pies de los novios en la sesión de fotos preboda