Siempre aprovecho las sesiones preboda para hablar con los novios de los detalles de la boda y de todas las cosas que están preparando para su gran día y en esta ocasión quedamos en el pub de Javi y que mejor que hacer allí el reportaje preboda, ya que es un lugar que conocen muy bien y se mueven con soltura.

Pasaron una tarde estupenda, relajados, tomando un cóctel, charlando, jugando al futbolín.

Después nos acercamos a la playa donde pudimos ver y disfrutar de una magnífica luna llena, que para sorpresa de Almudena fue un regalo inesperado y es que le encanta observar en su casa, tranquila y relajada, las noches de luna llena.

Mientras esperáis las fotos de la boda, os adelanto esta selección de la que fue vuestra maravillosa sesión preboda.

Tengo que daros las gracias por vuestra gran predisposición, y deciros que trabajar con vosotros es todo un placer.