Jose y Jaione, Jaione y Jose… No sé por donde empezar. Los conocemos desde hace mucho tiempo porque su perrita Nala es muy amiga de mi perra Roma y es que ellas dos son tal para cual, siempre juegan juntas a correr detrás de la pelota.

Quisimos combinar esta sesión preboda entre una fábrica abandonada y la playa. Gracias a esta sesión nos hemos conocido mucho más, ellos abrieron sus puertas y me dejaron captar con mi cámara como son ellos. Se dejaron llevar por la naturalidad que les caracteriza y el lugar escogido fue el marco perfecto para captar sus sonrisas, besos, cariño y sobretodo amor.

Luego, en la playa, la que más disfrutó fue Nala, jugando y bañándose. Y es que su perra es una más en la familia y por ello no podía faltar en estos momentos tan importantes.

Mientras llega este sábado, el día de su boda, os dejo con una muestra de su reportaje preboda con perro.

Espero que os guste.